martes, 27 de octubre de 2009

El país lunático de Luis Brito García

EL PAÍS LUNÁTICO DE BRITTO GARCÍA:
O LOS PUEBLOS INDIOS REDUCIDOS A “PROBLEMA DE SEGURIDAD DE ESTADO”
Saúl Rivas –Rivas
Coordinador del Proyecto ¡Patria para los indios! Guaicaipuro al Panteón Nacional)

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
A nuestros Presidentes Hugo Chávez y Evo Morales y a nuestro aliado irreductible Eduardo Galeano, anexándole por Internet, el artículo de Luis Britto García.
“La guerra contra Venezuela. Estudio estratégico”. Revista “A Plena Voz” Nº 55-56 julio-agosto de 2009, que circuló en la semana de la resistencia indígena.100.000 ejemplares. De la misma manera a nuestros ministros de educación Héctor Navarro y Luis Acuña y al ministro de la Cultura Héctor Soto.
( Especial para Aporrea y Anti-escuálidos. De libre reproducción y circulación para el debate ideológico).
Así como debe estudiarse el planteamiento de Britto García, también debe estudiarse el Acuerdo unánime de la Asamblea Nacional propuesta por los pueblos indígenas el 12 de octubre en el Panteón Nacional y presentado por la diputada indígena Noelí Pocaterra.(Propuesta del 12 de octubre como Día de la Resistencia Indígena Planetaria)
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
UN INDIO QUE OLFATEÓ AL MANTUANO EN SU JUGADA
Me decía un indígena cariña al leer el trabajo de Luis Britto:
-Que un Estado” uni-nacional” habrá que irlo a buscar en Marte, en Júpiter o en la luna, el país de los lunáticos.
Luego expresa:,
-Este señor está ciego y sordo y se preguntaba:
-¿Sabe acaso ese señor cuál es hoy el aporte de los pueblos y movimientos indios al nuevo mapa político del continente? ¿Qué con Chiapas -1994- enfrentamos el inicio del ALCA? ¿Sabrá que hemos quitado y contribuido a poner gobiernos en Bolivia y Ecuador?
¿Qué en Venezuela somos sólo el 5% de la población? dice él… ¿Y sabe él que el 80% de los pueblos indígenas si no más, ha votado por Chávez y ha apoyado la revolución bolivariana y que hoy somos parte del bloque del cambio?
¿Habrá hecho un balance de la resistencia indígena del continente hasta el 2009?
En México, Colombia, Perú, Honduras, Chile y Argentina.
¿Sólo nos reconoce como supuestos potenciales separatistas?
¿Conoce el planteamiento indígena del continente sobre las bases norteamericanas en Colombia?
Reconocemos muchos de los aportes de Britto a la revolución socialista, pero no podemos aceptar su fundamentalismo anti-indígena, que también es anti-venezolano y lo lleva a un socialismo sin pueblos indios y sin vertebración indianista- bolivariana.. Y de paso ambos estamos obligados a buscar una metodología no antagónica para esta discusión de fondo, hasta donde sea sostenible y duradera.
ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
AGARRANDO BRÚJULA PARA ORIENTAR LA DISCUSIÓN
El Acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por unanimidad en el Panteón Nacional el 12 de octubre tocó la parte más medular del problema:
-Señaló que la mano peluda que desconoce al Estado Nacional y su soberanía es la misma bota fascista que pretende desconocer la vigencia y el derecho a la existencia de los pueblos y civilizaciones originarias y de los poblamientos afrodescendientes hoy.
-Del mismo modo el Acuerdo condena tanto las tentativas separatistas contra los Estados Nacionales como el racismo y el eurocentrismo patriarcalista que pretende desconocer el derecho a la existencia de los pueblos originarios y de la Madre Tierra. Porque ambas tentativas corresponden a la misma matriz de la dominación occidental.
LA IDOLATRÍA del MESTIZO “DON NAIDEN”
Eduardo Galeano nos recordaba que el llamado mestizo siempre fue el “Don Naiden”. Pero sigue siendo un recurso ideológico –y perverso- del viejo y nuevo mantuanismo para negar los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos y comunidades indígenas actuales. Particularmente su derecho a la tierra y hábitat ( ahora ocurre en el momento en que se pretende continuar con la demarcación).El indígena siempre ha sido en más de medio milenio “el esclavo paga peos”. Dice alegremente el mantuano que los pueblos indígenas de Venezuela “son apenas el 5%” (afortunadamente, asevera inconscientemente con pasión racista) “Pero”, -que vaina-, “están en las fronteras”. Estorban. Y por eso, ¿deben vivir en el destierro? -¿aún en el socialismo?- ¿para condenarlos a la extinción definitiva?. En la Reforma Constitucional llamaba –este sujeto- a reconocerlos simplemente como “comunidades”, y “cooperativas agrícolas”, o desconocerlos constitucionalmente como pueblos y comunidades indígenas, tal como lo ha hecho el colonialismo más aberrante en medio milenio. A veces hay muchas maneras de saber decir esto mismo, en el marco de un supuesto “proyecto estratégico” de salvación de la república frente a la guerra imperialista y hacer que entre las sombras, entre otros aciertos, reciba el “visto bueno” por camuflaje al no verse las consecuencias eco-etnogenocidas amparadas en el más apestante desarrollismo tecnoburocrático de un nuevo fundamentalismo disfrazado de “nacionalismo” que niega de raíz a la Venezuela y a la América Profunda, a sus pueblos originarios con una sugerida –y encubierta- sugerencia.
NO ES DIFICIL ADIVINAR QUE LE PIDE LUIS BRITTO A CHÁVEZ
Estábamos en una reunión de equipo. Y comenta uno de los compañeros del grupo a propósito del artículo de Luis Britto
-Ya sé lo que le pides a Chávez:
-¿Qué le pide? Preguntamos:
- Chávez, no legalices las tierras y hábitat de los pueblos originarios, porque se preparan para el separatismo y pueden hacerle el juego a la bota insolente del imperialismo que ha profanado el suelo sagrado de la patria. (ja, ja, ja,)
- Quien afirma eso? Preguntamos:
-El mantuano Don Luis Britto García, “un revolucionario mediático, libre de toda sospecha contra los pueblos indígenas”. (nos responden entre risas, carcajadas y arrecheras en uno de nuestros equipos de trabajo)
ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
PROSIGAMOS:
Esta visión colonial e ideologizada, racista, eurocéntrica, clasista y patriarcal, de hablar de un mestizo y mestizaje que niega la diversidad cultural y humana, nos llevaría a otro lugar común, porque todos los pueblos del mundo son mestizos. Y al decir mestizo, nos quedamos diciéndolo todo para no decir nada. Porque todo mestizaje en su especificidad pasa por la diversidad de pueblos, sociedades y culturas. No se reduce a “mezclas raciales”, “híbridos” o “sincretismos culturales”. Son artificios ideológicos que ha utilizado el hispanocentrismo para contraponer en antagonismos indio y ciudadano, indio y campesino, indio y asalariado (minero en Bolivia, por ejemplo), indio y criollo, de donde resulta que mestizo y criollo se camuflaron como una misma noción ideológica a partir del momento en que los hijos de españoles (blancos criollos) se convierten en la nueva clase dominante después de la independencia, con el propósito de encubrir sus intereses de clase en la mayoría de la población y mantener negado de raíz el derecho de los pueblos y comunidades indígenas a la vida y su derecho a la tierra y territorio. De manera que la postura de Luis Britto hacia los pueblos indígenas no es solo de clase, es también de casta, del viejo mantuanaje, que ha pretendido imponerle su visión etnohistórica y de clase al resto de la población para antagonizar indio y criollo. Indio y no-indio. Donde uno representaría el extremo de la barbarie y el otro, el mestizo-criollo o intermedio dudoso, siempre dudoso, -¿en camino?-, de la llamada “civilización”, del “progreso” y “desarrollo”. Y así sigue oponiendo pueblos indígenas a criollo, venezolano y venezolanidad. Donde el reconocimiento de país multiétnico y pluricultural y de vocación intercultural, quedaría para él al margen de su lunática venezolanidad. Sólo falta que Britto agregue a su discurso el discurso de nuestra Cancillería en la Cuarta República, con el argumento de que los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos indígenas, se opone a la llamada “igualdad ante la ley”. Argumento para votar contra los pueblos indígenas del mundo entero.
Coincide plenamente con la versión peninsular de la llamada Secretaría Iberoamericana de los 200 años de nuestras Independencias, que pretende desconocer hoy nuestros pueblos y comunidades originarias y la especificidad de nuestros procesos etnohistóricos y socioculturales para ignorar la especificidad y la legitimidad de nuestros procesos de independencia hasta reducirlos a una nueva iberdependencia, como lo señala acertadamente la Dra. Carmen Bohórquez. De allí que no tenemos –según esta visión peninsular- ni resistencia indígena, ni independencia, ni libertadores. Estaríamos condenados a una esclavitud sin término.
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
DESINDIANIZAR, DESAFRICANIZAR, VALE DECIR, DESHISPANIZAR O EURO-NORTEAMERICANIZAR
Diremos nosotros, no podemos seguir en la negación de nosotros mismos: los no actores, la no identidad, la pantalla o mampara de las clases mantuanas intelectualistas brittogarcianas, hispanocentristas y nacionalidades dominantes en nuestros países colonizados para negar nuestras originalidades –si no las únicas, las más irreductibles a la occidentalización- y el papel protagónico de nuestros pueblos nativos y los más históricamente arraigados (racismo cultural). Y como tal, se suprime ideológicamente a la Madre India como primera madre de América, a la Pachamama, a los pueblos originarios, a los afros, actuando como factor de desindianización, desafricanización e incluso –más allá de su voluntad- como factor de deshispanización. Y al final como reforzadores de la euro-norteamericanización progresiva.
¿De cuál patria fantasma, sin sujetos, sin actores protagónicos, sin territorio y geografía humana originaria me hablas? Me huele a los desplantes de sociedades implantadas de Germán Carrera Damas, para quien la ocupación primaria del territorio solamente es tarea exclusiva del hombre blanco, o de sus intermediarios colonizados, mientras que el nativo es el hombre silvestre, naturaleza silvestre. Venezuela, Bolivia, Colombia, Perú, no han completado para Carrera Damas, la fase primaria de ocupación del territorio: son por tanto “tierras vírgenes”, todavía “a descubrir” “y colonizar” “para civilizar”. Para poblar y desarrollar.
No podemos negar los pueblos indígenas sin que eso tenga consecuencias negativas en la historia y en la cultura actual de toda Nuestra América. Y de la misma España.

MESTIZO Y MESTIZAJE O TRAMPA IDEOLÓGICA PARA NEGAR TIERRA Y TERRITORIO AL ORIGINARIO
En su Historia de Venezuela, Guillermo Morón se atrevió a decir que el indio, el dueño de estas tierras desapareció con el intenso mestizaje y es lo deseable, que mañana o pasado no exista nadie que hable caribe. La Historia de Venezuela que se daba antes de la década del 70 Luis Britto, era esa.¿Acaso lo olvidas?
En cambio el Diccionario de la Real Academia define indio como aquel que no tiene “mezcla de otra raza”, con el propósito de afirmar de antemano que si no es de “raza pura” ya las tierras no le pertenecen. Es lo mismo, si es mestizo, ya “no es indio”, entonces no es dueño del territorio. Y por tanto tampoco hay indodescendientes sino “criollos”. Pero si hay hispano-descendientes o hispanoamericanos. Aunque estos últimos también desaparecen con la ideología de “los pueblos nuevos” o la raza cómica de Vasconcelos. Britto otras veces nos ha hablado de “indios puros”.
Para Guillermo Morón aquí no hay indígenas, si todos venimos de África, todos somos inmigrantes –dice- y por esa razón tampoco tiene sentido particularizar para hablar de afrodescendientes. Además los negros ya están “mezclados”. Ya “no son” afro-descendientes (¿“puros”?). ¿Se te olvida que por esa vía lo hispánico también deja de ser para pasar a ser parte de los “Don Naiden”? Darcy Ribeiro se retractó al final de su vida de esa ideología de “los pueblos nuevos”….Pero muchos de sus alumnos no. Siguen en su aberración. Como se retractó Lucien Levi Bruhl con eso de racionales e irracionales. Y todavía, ¡la procesión va por dentro!
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
EXTRAÑA COINCIDENCIA BRITTO Y NAZI-CROATAS (Dios los cría y el demonio ideológico del mestizaje los une)
Para los nazi-croatas separatistas del apartheid boliviano, no hay indios en Bolivia, sólo hay “mestizos”. Para Luis Britto tampoco hay indios en la media luna boliviana, porque según él, hasta los nazi-croatas “son mestizos”. Es impresionante como valiéndose de la figura del mestizo, tanto los nazi-croatas como Luis Britto coinciden: no consiguen indios en los cuatro puntos cardinales de Bolivia hoy. Como diría a pesar de las limitaciones de su tiempo Mariátegui, detrás de esta telaraña ideológica y manipulación cultural, hay un problema cardinal, de tierra y territorio.
La negación de la diversidad cultural y humana, lingüística y cultural bajo el mito español de la “cultura única mestiza” ha fracasado estrepitosamente durante medio milenio, negando nuestra geografía humana autóctona, nuestras intra-diversidades indígenas, africanas y europeas. Como fracasó la revolución mexicana hace 100 años al desarrollarse como revolución social, pero en antagonismo étnico, cultural, territorial y lingüístico con los pueblos y comunidades originarias. Lo cual reconoció críticamente Octavio Paz al haber antagonizado ancestralidad y modernidad. Indio y mexicano, y donde ya Emiliano Zapata y Pancho Villa no serían indios sino “campesinos”. Y por tanto “mexicanos”.
LA IDENTIDAD NACIONAL ES CONCRETA
La identidad nacional concreta –de carne y hueso- pasa por lo multiétnico y pluricultural desde lo indígena, lo afrovenezolano, lo euroamericano, lo asiático-americano y nuestras historias particulares y generales. Nuestros mitos y nuestras historias más ancestrales descolonizadores y lo europeo, más allá del culto a Colón, Pizarro, Cortés y a Diego de Losada o George Bush o de las transnacionales en el mundo actual. Ningún pueblo es `portador de una única y exclusiva identidad.

ESPAÑA FRACASÓ EN MEDIO
MILENIO IMPONIENDO LA CULTURA “UNICA” MESTIZA
La misma España que nos impuso el mito de la cultura única mestiza para negar la diversidad étnica, lingüística, cultural y humana, fracasó en redondo, incluso en la propia casa ante la realidad de vascos, catalanes, gallegos, gitanos, valencianos, guanches canarios, hispano-árabes, hispano-judíos y ha tenido que redefinirse hoy como país multiétnico y pluricultural. La humanidad comienza a reconocer hoy la diversidad religiosa, de la ciencia, de la tecnología, de la filosofía y el arte. Véase además la plurinacionalidad de las nuevas constituciones, en el nuevo mapa bolivariano, que no es obra como tu crees de la sola manipulación imperialista sino una demanda de los pueblos. Esa posición homogeneizante a ultranza es mucho más peligrosa.
Nos deja a expensas de una explicación exogenética de la nacionalidad, de una venezolanidad construida siempre desde fuera, antagonizando toda forma de desarrollo endógeno.
Allí está lo que ocurre hoy con el heroico y revolucionario pueblo mapuche, paradigma de libertad para Miranda y Bolívar. Desconocido, perseguido y hostigado siempre por la nacionalidad chilena y argentina ¿cómo podemos pedirle hoy que se identifique como chileno? ¿No pasaba algo igual con muchos pueblos indígenas bolivianos antes de tomar el poder incluyendo los diputados del MAS y al propio Evo Morales? ¿Por qué Chávez en vez de condenar aquello se interesó por conocer aquella situación? ¿Por qué ahora cantan el himno nacional de Bolivia y los separatistas son precisamente los nazi-croatas y otros integrantes de la extrema derecha? Hoy los ajenos a la bolivianidad son los nazi-croatas y demás expresiones del fascismo.
Igual pasa con los procesos revolucionarios. Si no somos incluidos, los problemas se van agudizando hasta la ruptura total si no existen metodologías correctas y adecuadas para las rectificaciones en el camino como lo han tratado de hacer los sandinistas en la segunda fase del gobierno en Nicaragua.
Basta señalar en materia de indosocialismo que las sociedades indígenas tienen metodologías específicas apropiadas que deben ser objeto de articulaciones y síntesis interculturales. De allí que los pueblos indígenas en el Acuerdo de la Asamblea Nacional reconozcan los aportes de la nueva antropología crítica en la reconstrucción multilineal de los indosocialismos.
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
UNA PATRIA SIN INDIOS O “EL PAÍS LUNÁTICO” DE LUIS BRITTO GARCÍA
Una patria sin indios, radicalmente sin indios es la noticia de máxima “seguridad nacional” que nos anuncia Luis Britto García en su artículo “La guerra contra Venezuela”. Estudio estratégico. Revista “A Plena Voz” Nº 55-56 julio-agosto 2009, pero que en rigor ha circulado en octubre, el mes de la resistencia indígena planetaria, sin ninguna señal de referencia a esa fecha de nuestros pueblos originarios. El indio glorioso, el de la resistencia, se quedó en el pasado. Ya lo había sugerido Luis Britto en otros artículos anteriores de “A Plena Voz”. En el presente -para este personaje- son un “a pesar de” (p.10) (que no sobrepasan el 5% de la población venezolana,(p.l0) afortunadamente), y aunque minoría exigua, lamentablemente, “están en las fronteras” (p.10). Las fuentes primordiales de la nacionalidad de Luis Britto García son estas según sus propias palabras:

“El mestizaje, el predominio del castellano y de la religión católica constituyen realidades dominantes en el país y todas favorecen en esencia la comunicación y el entendimiento entre los nacionales”. (La guerra contra Venezuela. 7.Cultura. Unidad y consenso de la población. A Plena Voz. p.10)

Se sobreentiende que todo lo que escape a esos tres elementos se convierte en un factor de incomunicación, de perturbación y de obstáculo al entendimiento y desarrollo de la convivencia de la nacionalidad y en cuyo extremo para su negación están –por supuesto- los pueblos indígenas, y para colmo, ubicados en las fronteras. Los idiomas indígenas –lengua de dragones- estarían al margen de la comunicación y de la nacionalidad venezolana y al servicio de la secesión del Estado Nacional.
Es completamente falso que aceptar a los pueblos y comunidades indígenas como pueblos diferentes a otros venezolanos, ello signifique automáticamente que nada tienen en común con la venezolanidad y en consecuencia serían un factor totalmente exógeno y ajeno a la nacionalidad. Esto sería seguir desconociendo que toda la población venezolana es indiscutiblemente descendiente de indígenas, sea por la vía de la sangre, de la cultura o por ambas vías. Así tenga su identidad bloqueada o reprimida, sea por endorracismo, vergüenza étnica y vergüenza de clase.

En síntesis reducir la cuestión indígena a un problema geopolítico y de seguridad de Estado significa volver a la Constitución del 61 y de los Regímenes de Excepción coloniales, que limitan y desconocen los derechos políticos de los pueblos indígenas, como lo hizo el imperio español hasta con sus propios hijos nacidos en América. El camino que dejas abierto es la persecusión como en el oeste norteamericano: ¡civilización o barbarie! ¡civilizar es poblar de nuevo! Y tu te autoconfiesas cuando dices:

-Porque hemos asistido a la destrucción de las sociedades originarias hemos demostrado que somos capaces de generar civilizaciones…. (¿lo recuerdas en su contexto?)
-¿No es esto acaso una autoconfesión de genocidio? Lo escribes en una obra con un título martiano llamado “ Nuestra América”, sólo que Martí decía lo contrario que tu: ¡ América no caminará sin el indio!.
PARA CONCLUIR:

Esa posición de Britto, no es ni marxista, ni dialéctica, pero sí es cartesiana, estática, descontextuada social e históricamente: ¡cuidado con los indios, porque pueden ser utilizados por el imperialismo para el secesionismo! No va al análisis histórico y social, profundo, multicausal, multilineal y se queda en posibles o probables consecuencias. Salida propuesta: Desconozcamos sus derechos históricos y no les reconozcamos las tierras, porque están en las fronteras. Esto es: transformémoslos en secesionistas a la fuerza, como ocurre hoy con los mapuches en Chile para que se cumpla “mi teoría”, el modelo estático. Y cuando la realidad diga algo distinto se equivoca la realidad, nunca el modelo tecnocrático de análisis de la realidad.. Ya tu sabes por demás a donde ha conducido el mal manejo de la problemática étnico-nacional y sobre todo, en el socialismo del siglo XX. Pero para ti, la realidad es lo dado y lo potencial dable a partir de lo que has visto. ¡Que ojos tan cortos para el socialismo del siglo XXI!
Por eso, cuando uno sopesa en el contexto todo tu enfoque, incluyendo el de los riesgos del derecho a la doble nacionalidad para las nacionalidades europeas y tu atropello y hostigamiento constante a los pueblos y comunidades indígenas, sabemos de fondo hacia donde se inclina la balanza. No se inclina en contra de las clases y nacionalidades privilegiadas sobre el nativo sino sobre los pueblos indígenas y sus descendientes. Ni que fuéramos pendejos para no darnos cuenta que la balanza se inclina para favorecer el malinchismo como la otra cara de la misma moneda de la xenofobia. Lo anti-originario sólo cabe en un modelo extraño, exogenético de nacionalidad, como se viene planteando desde hace 500 años en toda América, en la anglosajona y en la indohispánica.

-Lo traiciona el inconsciente y mete en el mismo saco la posición de Evo Morales de buscar explotar racionalmente los recursos en la Amazonía, con la postura etno-genocida y ecocida del gobierno de Alán García, que desconoció a los pueblos indios como gente, como ciudadanos de primera, como peruanos con el pretexto de entregar el corazón de la Amazonía peruana a las transnacionales donde viven más de 62 microsociedades originarias. ¿Es que son “indios puros” y no son “mestizos”? Avala de esta manera el desarrollismo y el etnogenocidio y ecocidio de Alán García en el Amazonas. Por eso tu proyecto de seguridad de Estado no toma en cuenta el problema estructural del agua, del suelo y del subsuelo en el escudo de Sudamérica, donde no hay acuíferos a pesar de sus ríos deslumbrantes. No hay reservas de agua dulce en el subsuelo y tampoco te importan las políticas conservacionistas de los ecosistemas en los modelos ecosocialistas milenarios. No se trata de ver quien tiene el derecho exclusivo de explotar el Amazonas, si el imperialismo, los Estados Nacionales o los pueblos indios. Se trata de arribar a una racionalidad compatible con la continuidad de los ecosistemas y donde estos pueblos han generado un denso cuerpo de etnociencias y tecnologías apropiadas.

-Lo que debe estar por delante es el hecho real de que los Estados, desde el más reaccionario hasta el más progresista, por encima del derecho a explotar un territorio indígena, no pueden seguir desconociendo olímpicamente la presencia –y continuidad- de pueblos y comunidades originarias para deportarlos de sus territorios ancestrales, ni pueden seguir desconociendo que el Amazonas si bien sostiene la mayor biodiversidad del planeta es la ecología más frágil, con un problema estructural del agua, del suelo y del subsuelo. Especialmente en el escudo de Sudamérica. De lo contrario no habrá nunca un restablecimiento del equilibrio del planeta y con tu modelo de desarrollo, se hará irreversible el extinguimiento de la raza humana. Los derechos de los Estados Nacionales siempre están supeditados a los derechos humanos y los derechos humanos a los derechos de la Pachamama a la sobrevivencia del planeta, como lo ha dicho el indio Evo Morales en la ONU. Si los indios se vuelven tan ecocidas como el Occidente racista, habrá que ponerlos también en su lugar. Y estas sociedades tienen una gran receptividad aparte de metodologías apropiadas para ejercer la crítica y la autocrítica.
Tierra de Guaicaipuro 25 de octubre, mes de la resistencia indígena de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.